VIDA Y SOCIEDAD

Anticuerpos post-COVID-19 son temporales

Investigación británica en pacientes recuperados revela
importantes hallazgos

Redacción El Financiero (con Información de RFI)

Un estudio británico, hecho por el King’s College de Londres a 90 pacientes, muestra que las personas curadas de COVID-19 perderían su inmunidad en pocas semanas. El objetivo del estudio era averiguar un poco más sobre la inmunidad potencial y llegó a la conclusión de que los antiguos pacientes de COVID-19 produjeron anticuerpos que fueron efectivos durante tres semanas.

Esos pacientes resultaron fuertes luchadores contra el virus y les resultaba imposible volver a infectarse durante este período. Sin embargo, el estudio muestra que después de tres semanas, los anticuerpos disminuyen y son mucho menos protectores ante el virus.

En algunos pacientes, los anticuerpos serían completamente ineficaces en tan solo tres meses. Según las muestras de sangre tomadas, el 60% de los infectados tienen anticuerpos efectivos un mes después de su infección, pero después de tres meses estos bajan al 17%. Para algunos pacientes, los anticuerpos ya ni siquiera son detectables.

Este estudio, que fue publicado en la segunda semana de julio, es un duro revés para los defensores de la estrategia de la inmunidad de grupo (también llamada de rebaño). Pero hay que ponerlo en perspectiva: “Los anticuerpos son solo un aspecto de la inmunidad adquirida tras la contaminación”, explica Bruno Megarbane, jefe de la unidad de cuidados intensivos del Hospital Lariboisière.

“Hay inmunidad celular. Incluso si el nivel de anticuerpos en la sangre disminuye, tener células de memoria permite generar rápidamente anticuerpos si uno se vuelve a exponer”, añade el médico, quien asegura que no se puede hacer una declaración sobre el riesgo de volver a desarrollar la enfermedad por segunda vez, pero -por analogía con otros coronavirus-, es probable que esta inmunidad no se prolongue.

La inmunidad colectiva, por el momento, alcanza a menos del 1% de la población, pero para ser eficaz, debe llegar al menos al 70% de la población.

La investigación confirma que la gravedad del virus también afecta a la respuesta inmunológica. Cuanto más débiles son los síntomas, menos resistentes son los anticuerpos. Esto significa que los pacientes que sufren durante varias semanas de fiebre o problemas respiratorios estarán mejor protegidos que los que tienen síntomas leves.

Estudios similares hechos en Alemania y España llegaron a las mismas conclusiones. Y estos pueden servir de guía para futuras vacunas, que tendrán que ser cada vez más potentes y duraderas.

Tagged , , , , ,

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.