TECNOLOGÍA

Suspensión de visas afecta a tecnológicas de EEUU

Empresarios están empezando a mirar a Canadá
como mejor opción

Redacción El Financiero (Con información de Bloomberg)

La mayoría de los titulares, el mes pasado, sobre la suspensión de visas a inmigrantes, por parte del presidente Donald Trump, se centraron en las H-1B. La clasificación, popular en Silicon Valley, es una referencia clave de trabajadores para las compañías tecnológicas más importantes de Estados Unidos. Sin embargo, existe otra categoría que Trump suspendió al mismo tiempo: Las visas L, que son para ejecutivos y empleados especializados que trabajan en compañías extranjeras.

Por ejemplo, un jefe de Volkswagen AG podría visitar la planta de automóviles del fabricante alemán, en Tennessee, o un ejecutivo de Sony Corporation podría pasar tiempo con algunos de los 15,000 empleados estadounidenses de la compañía tecnológica japonesa. Y al igual que las de tipo H-1B, la suspensión de los visados tipo L-1 es probable que tenga un impacto adverso en la industria tecnológica, explica la periodista especializada en tecnología Shelly Banjo en una nota de Bloomberg.

Las restricciones de visas impuesta por Trump, se plantearon como una forma de proteger el empleo de los estadounidenses en un momento de alto desempleo. Pero las nuevas leyes, que se extenderán hasta finales de este año, no solo impedirán que muchos inmigrantes consigan trabajo, sino que también afectarán a miles de personas que ya lo tienen.

Algunos de los actuales portadores de la H-1B se quedaron varados en el extranjero tras salir para lo que se suponía eran viajes de rutina, y debido a las restricciones de la L-1, los ejecutivos extranjeros están topándose con nuevos límites respecto a las visitas a los Estados Unidos. Los expertos han advertido que las restricciones podrían enfriar las nuevas inversiones, ralentizar aún más las contrataciones y debilitar el crecimiento económico.

Por ejemplo, Omer Kucukdere, CEO de la inmobiliaria en línea Nestpick Global Services GmbH, con sede en Berlín, quien llegó a los Estados Unidos en marzo, para concretar una adquisición multimillonaria del mercado inmobiliario Sublet.com.

Kucukdere planeaba traer a su cofundador y a otros ejecutivos clave a los Estados Unidos, desde Alemania, para supervisar la fusión. La compañía ha recaudado un total de 15 millones de dólares en fondos de capital de riesgo, y Nestpick decidió contratar un máximo de 50 trabajadores estadounidenses en sus oficinas de Nueva Jersey y California.

Ahora, gracias a las nuevas restricciones, el equipo de Kucukdere no podrá obtener las visas para venir a los Estados Unidos. Y a Kucukdere no se le permitirá volver al país si regresa a Alemania proveniente de Nueva York, donde se encuentra en este momento. Eso significa que esos 50 empleos en los Estados Unidos, tampoco podrían concretarse.

En su lugar, Nestpick está considerando trasladar su sede norteamericana a Toronto. Kucukdere dijo que Canadá lo ha estado enamorando con ofertas de espacio de oficina gratuito y acceso al capital.

Toronto no fue su primera elección. Kucukdere fue atraído a los Estados Unidos por las ganancias que podrían provenir de un enorme mercado de consumidores y la oportunidad de trabajar con experimentados capitalistas, quienes también le prometieron que los dólares de inversión se obtendrían una vez que llegara a los Estados Unidos.

Ahora no está tan convencido. “Cuando estás construyendo un negocio global, necesitas tu talento para poder viajar libremente más allá de las fronteras”, dijo.

Estudio tras estudio ha demostrado que conseguir que los trabajadores y las empresas se muevan fácilmente a nivel internacional, es un medio para crear crecimiento y oportunidades. El Banco de la Reserva Federal de Dallas recientemente atribuyó a los inmigrantes y sus hijos, la mitad del crecimiento de la fuerza laboral de Estados Unidos, durante las últimas dos décadas, citando al Centro de Investigación Pew. Sin esos trabajadores, dijo, la economía estadounidense difícilmente crecerá.

La tecnología en particular, es un ejemplo de los beneficios de generar empleo a la inmigración. Prácticamente las empresas más importantes de la industria—incluyendo Google, Apple Inc., Amazon.com Inc., Facebook Inc. y PayPal Holdings Inc.— tienen inmigrantes de primera o segunda generación en el equipo fundador.

Pero ahora, las leyes de inmigración de los Estados Unidos están socavando el atractivo del país para los fundadores globales. “Construir un negocio en Silicon Valley podría haber sido la cosa más sabia que se hizo hace 10 años”, dijo Kucukdere. “Pero hoy los Estados Unidos envía una clara señal que indica que se debe mirar hacia otro lugar”.

Tagged , , , ,

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.