MANAGEMENT

4 mentalidades que te acercan al éxito

Ser receptivo a las nuevas ideas puede marcar la diferencia en tu carrera y en tu vida personal

Las mentalidades son “fundamentales con respecto a cómo pensamos, aprendemos y nos comportamos”, dice el exitoso entrenador mental Ryan Gottfredson.

En relación con el cerebro, las mentalidades son conexiones neuronales que ayudan a filtrar e interpretar cierta información, dice Gottfredson, profesor de la Facultad de Negocios y Economía Mihaylo, en la Universidad Estatal de California, en Fullerton, quien dedicó seis años a investigar la ciencia detrás de las mentalidades y escribió el libro “Success Mindsets”: The Key to Unlocking Greater Success in Your Life, Work, & Leadership”.

“Si tenemos la posibilidad de mejorar la forma en que vemos e interpretamos nuestro mundo, seremos capaces de procesar y actuar en nuestro mundo, de manera más efectiva”, dice Gottfredson a CNBC Make It.

En otras palabras, tener la mentalidad correcta ayuda a alcanzar el éxito.

Según Gottfredson, hay cuatro mentalidades que pueden afectar al éxito. Tener una de las siguientes mentalidades sobre la otra puede llevar a “incrementar el éxito”, afirma.

  1. La mentalidad de crecimiento
    Los que tienen una mentalidad de crecimiento creen que usted “puede cambiar, desarrollar y mejorar [sus] talentos, habilidades e inteligencia”, explica Gottfredson, quien argumenta mientras que aquellos que tienen una mentalidad fija creen que estos aspectos son inalterables.

Los que tienen una mentalidad de crecimiento muestran mayor disposición y capacidad de aprender nuevas habilidades y no miden su valor por el nivel de talento y habilidad que se considera que poseen.

“Décadas de investigación han encontrado que aquellos que tienen una mentalidad de crecimiento, están más preparados mentalmente para abordar y asumir desafíos, aprovechar el feedback, adoptar las estrategias más efectivas de resolución de problemas, proporcionar feedback a los subordinados, en materia de desarrollo, esforzarse más y persistir en la búsqueda del cumplimiento de metas”, coescribió Gottfredson, en enero, en la Harvard Business Review.

Por otra parte, las personas con una mentalidad fija, tienden a evitar situaciones en las que podrían fracasar o ser criticadas, y con el tiempo, eso puede derivar en un menor crecimiento y desarrollo laboral y personal.

  1. La mentalidad abierta
    Los que tienen una mentalidad abierta están receptivos a nuevas ideas y dispuestos a tomar en serio las sugerencias de los demás, comenta Gottfredson. Mientras que aquellos con una mentalidad cerrada “creen que lo que ellos saben es lo mejor”, subraya.

Una mentalidad abierta le permite involucrarse en “la recopilación de información y el pensamiento de la más alta calidad”, con menos prejuicio a la hora de tomar decisiones, atina Gottfredson. Esto lleva a menudo a una mayor creatividad e innovación. Las personas con una mentalidad abierta también tienden a estar más receptivas al feedback que aquellas que tienen una mentalidad cerrada, resume.

Hacer preguntas, invitar al feedback, buscar nuevas perspectivas y pensar de la forma más positiva posible, para despertar la disposición y la creatividad, le ayudará a desarrollar una mentalidad abierta.

  1. La mentalidad proactiva
    Los que tienen una mentalidad proactiva se centran en ganar y lograr beneficios. Por ejemplo, una persona con una mentalidad proactiva tendrá una meta clara y se esforzará activamente por alcanzarla. Los que tienen una mentalidad preventiva, en cambio, se centran en “no perder”, en lugar de alcanzar la meta, dice el coach.

“Las investigaciones han demostrado que aquellos que tienen una mentalidad proactiva están más propensos a tener un pensamiento positivo, más dispuestos al cambio, más dados a persistir a pesar de los desafíos y reveses, y manifiestan niveles más altos de desempeño en las tareas y comportamientos innovadores, en comparación con los líderes que tienen una mentalidad preventiva”, coescribió Gottfredson en HBR.

Aquellos que tienen una mentalidad preventiva, generalmente hacen lo que se les exige y nada más, lo que les dificulta ser reconocidos y alcanzar nuevas metas”.

Identificar metas claras o un “target” en lugar de evitar los riesgos, así como, desarrollar un propósito claro y poderoso para cada meta, le ayudará a desarrollar una mentalidad proactiva.

  1. La mentalidad orientada hacia el exterior
    Las personas con una mentalidad orientada hacia el exterior, tienden a ver a los demás como iguales, mientras que las personas con una mentalidad orientada hacia el interior, se ven a sí mismas como seres más importantes.

Cómo una mentalidad orientada hacia el exterior contribuye al éxito: Las personas con una mentalidad de este tipo, ven el valor de los demás y, por ello, “es más probable que los demás confíen en ellas y creen un entorno laboral más atractivo y psicológicamente sano”, aclara Gottfredson.

Las personas con una mentalidad orientada hacia el interior “tendrán más tendencia a pasar por encima de los demás, a fin de conseguir su propio éxito”, lo que “por lo general les llega tarde o temprano”, afirma el expecialista.

Comprometerse con todo tipo de personas, sin importar su posición o rango. Y dar a las necesidades y deseos de los demás, el mismo nivel de importancia que a los propios, le ayudará a desarrollar una mentalidad orientada hacia el exterior.

Tagged , , , , ,

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.