TECNOLOGÍA

JPMorgan: Bitcoin tiene poder de permanencia

La criptomoneda resultó ser más resistente a la crisis que otras monedas, acciones, bonos del tesoro y oro

Redacción El Financiero (con información de Bloomberg)

Si Bitcoin fuera un estudiante, podría pensarse que tal vez ya ha entrado a la secundaria debido a su edad. Tal vez, también, acaba de hacer su primer examen — y según JPMorgan Chase & Co., obtuvo resultados “mayormente positivos”.

En marzo, Bitcoin, como muchos otros sectores del mercado, sufrió una serie de graves trastornos cuando las economías mundiales empezaron a cerrarse y los inversores huyeron de los activos de mayor riesgo debido al brote de coronavirus. Pero Bitcoin salió relativamente ileso, según un informe del banco titulado “Cryptocurrency takes its first stress test: Digital gold, pyrite, or something in between?”.

Que las criptomonedas hayan sobrevivido en gran medida a la locura de marzo sugiere; “longevidad como una clase de activo”, escribieron los estrategas del banco dirigido por Joshua Younger y Nikolaos Panigirtzoglou. Pero, dicen, “la acción del precio apunta a su uso continuo más como un vehículo para la especulación que como un medio de intercambio o reserva de valor”.

En cambio, Bitcoin parece haber tenido una correlación con activos más arriesgados, como las acciones, según los estrategas de JPMorgan.

Eso parecía ser el caso del jueves 28 de mayo, cuando la mayor moneda digital del mundo cayó hasta un 7.8% en medio del peor desplome del S&P 500 en 12 semanas. El día siguiente, se recuperó, al recobrar un tercio de las pérdidas del día anterior llegando a cotizar alrededor de 9,500 dólares. Ha ganado cerca del 75% desde mediados de marzo, pero todavía está a la mitad de su pico récord de casi 20,000 dólares.

La criptomoneda original nació en Halloween de 2008, con la publicación de un trabajo de investigación de alguien que se hizo llamar Satoshi Nakamoto, titulado “Bitcoin: A Peer-to-Peer Electronic Cash System”. Eso lo haría vivir por casi 12 años. La caída en marzo fue la primera prueba de esfuerzo de Bitcoin, dicen los estrategas, que señalan que la existencia relativamente nueva de la moneda la excluyó de ponerse a prueba en caídas anteriores. Durante ese período, los movimientos de Bitcoin fueron volátiles — pero también lo fueron los de las clases de activos más tradicionales, escribieron.

He aquí lo positivo: En las profundidades del pánico de marzo, el valor de la moneda no se alejaba mucho de los niveles intrínsecos, lo que significa que este sólo se situó brevemente por debajo de los costos de la minería, incluso cuando la volatilidad se disparó. Además, hubo pocos indicios de una fuga hacia la liquidez dentro de la clase de activos. En otras palabras, durante los períodos de crisis como el que se experimentó en marzo, los operadores pueden apresurarse a buscar seguridad o hacia puntos más líquidos del mercado criptográfico. Sin embargo, la mayoría de las criptomonedas cayeron al mismo tiempo — y esa correlación ha aumentado en los últimos meses.

“Eso sugiere que hay poca evidencia de dinámicas de corrida, o incluso de segmentación de calidad material entre las criptomonedas, aún durante la crisis ocurrida en marzo”, explicaron.

Finalmente, la estructura del mercado de la moneda resultó ser más resistente que la de otras monedas, acciones, bonos del Tesoro y oro, expusieron. Para medir esto, los estrategas observaron la liquidez, o la brecha entre la oferta y demanda de la cartera de órdenes, que está directamente relacionada con la volatilidad. Cuando la cartera se adelgaza, una transacción determinada podría resultar en un cambio de precio mayor, y viceversa. Aunque Bitcoin experimentó una de las caídas más graves de liquidez en el punto álgido de la crisis, ese trastorno se resolvió por sí mismo mucho más rápido cuando se le compara con otras clases de activos.

Inversión a largo plazo

La firma de análisis de blockchain Chainalysis publicó un informe en el que dice que solo 3.5 millones de bitcoin, aproximadamente el 19% del suministro circulante de la criptomoneda insignia, se están utilizando activamente para el comercio. Según el informe, alrededor del 20% de los bitcoins que hasta ahora se han minado se pierden en direcciones muertas, no se han movido durante cinco años o más. El resto del suministro circulante de la criptomoneda, alrededor del 60%, se mantiene como una inversión a largo plazo por los usuarios de criptomonedas que no han vendido más del 25% del BTC que han recibido. Vale la pena señalar que solo quedan 2.4 millones de BTC por minar.


Tagged , , ,

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.