A FONDO

4/10: Aislamiento inteligente

Científicos de Israel proponen confinamiento cíclico para reactivar la economía

Zuleyvic Adriana Cuicas

Científicos de Israel han ideado un método de confinamiento social “inteligente”, llamado 4/10. Este se basa en dividir a la sociedad en grupos que laboren o asistan a sus compromisos fuera de casa por períodos de 4 días y, enseguida, permanezcan aislados otros 10 días. La fórmula creada por matemáticos y epidemiólogos ha llamado la atención de las autoridades de varios países.

“Es claro que mantener el bloqueo es devastador para la economía”, razona Uri Alon, profesor de Biología Computacional y de Sistemas del Instituto Weizmann de Ciencias de Israel y uno de los investigadores que desarrolló este modelo.

“Lo que necesitamos ahora es una solución que nos permita que la gente recupere el equilibrio entre su salud y la habilidad para trabajar y hacer cosas, en la escala de dos a tres meses”, complementa Ron Milo, también profesor de biología computacional y de sistemas en el Instituto de Ciencias Weizmann de Israel.

Milo, quien también desarrolló el modelo que alterna entre aislamiento y trabajo/escuela comparte la autoría del modelo con Alon y Eran Yashiv, profesor de economía en la Universidad de Tel Aviv University y en el Centro de Macroeconomía de la London School of Economics. Según ellos, el coronavirus tiene un punto débil y el modelo 4/10 lo explota.

Los científicos afirman que cuando una persona se infecta con el nuevo coronavirus, tiene un periodo latente. La mayoría de los portadores no contagian a otros durante los primeros cuatro días después de haberse infectado. A partir del cuarto día, hay un periodo de 72 horas (tres días) en el que son infecciosos y empiezan a mostrar síntomas.

“Por lo tanto, si alguien se contagiara durante los días en los que está trabajando, estaría luego en cuarentena los días en los que puede contagiar al resto, de tal manera que se reduce el riesgo de propagación del virus”, explica Uri.

El modelo cíclico funciona así: si una persona se contagia en sus días de trabajo, estará dentro de su período de latencia, y solo alcanzará el pico de la infección en casa, durante los días siguientes de confinamiento, cuando no entra en contacto con tanta gente.

Lo ideal es que, cuando el método se utilice en una misma casa, padres e hijos salgan los mismos días a trabajar y a la escuela. Y, por supuesto, si una persona presenta síntomas, tendrá que permanecer aislada.

“Obviamente, un confinamiento completo erradicaría el virus más rápido, pero tener a un millón de personas desempleadas también tiene un gran coste médico: muerte, depresión, tratamiento psicológico, etc. Necesitamos entender que algunas personas morirán independientemente de la política que implementemos”, añade Uri.

Virus restringido

Alon -por su parte- complementa que este método inteligente de confinamiento restringe la capacidad del virus de infectar a muchas personas, pues lo lleva al “número mágico” de replicación de casos (R) por debajo de 1.

“Todo lo que necesitan hacer es imponer días de trabajo y días de cierre”, dice Uri, quien sugiere probar este modelo primero en áreas más pequeñas. No es necesario que sea una ciudad. Puede tratarse también de una empresa, explica Alón. Sin embargo, el modelo creado por el Instituto Weizmann de Ciencias de Israel, puede ser replicado en ciudades, estados o un país entero.

La clave es ver cómo evolucionan los resultados, señala el experto, quien matiza que en todo momento la estrategia debe complementarse con las medidas existentes de distanciamiento social, el uso de las mascarillas, los test y la protección de los grupos de riesgo.

Alon agrega que con el método 4/10 -basado en el modelo epidemiológico SEIR y un modelo macroeconómico- puedes tener una economía predecible, pues con una economía a tiempo parcial sabes cuándo vas a trabajar, cuándo estarán abiertas las tiendas y cuándo las personas estarán fuera de casa.

Milo expone que con el 40% de los días hábiles laborando puedes lograr grandes resultados, pues durante esos cuatro días puedes trabajar efectivamente por un periódo de más horas.

Además, el modelo 4/10 puede hacerse aún más efectivo de la siguiente manera -continúa Alón-: Dividiendo a la población en dos grupos, el A y el B y que estos trabajen en semanas alternas. Así se obtiene el beneficio de tener una economía trabajando casi el 100% de los días hábiles con una baja tasa de contagio.

El impacto potencial del modelo se ha simulado teniendo en cuenta la propagación del virus y el grado de participación de los trabajadores en el mercado laboral y, por lo tanto, en la producción.

Aplicado a Israel —donde el confinamiento se impuso el pasado 13 de marzo, cuando solo había cinco muertos—, la tasa de desempleo se reducía al 21% en comparación con el 32% del escenario con total confinamiento. De momento, el Ministerio de Educación de Israel está estudiando el modelo para aplicarlo en los colegios.

Ajustable

La estrategia cíclica puede probarse en regiones limitadas por períodos de prueba específicos, incluso un mes. Si la tasa de infección aumenta, puede ajustarse a menos días de trabajo. Por el contrario, si las cosas van bien, se pueden agregar días adicionales de trabajo. En ciertos escenarios, solo cuatro o cinco días de confinamiento en cada ciclo de dos semanas podrían prevenir el resurgimiento, según contaron a New York Times Uri Alon, Ron Milo y Eran Yashiv.

Tagged , , , , ,

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.