TECNOLOGÍA

Bitcoin: ¿Un seguro anti-inflación?

El dinero “FIAT” perderá su valor si los bancos centrales de todo el mundo imprimen dinero de emergencia

“Se suponía que una crisis era el momento propicio para que Bitcoin brillara, cuando la necesidad de una moneda internacional, fuera del alcance de los bancos centrales, resultara inestimable. Pero, ese no ha sido el caso”, expone una nota de Bloomberg.

Sin importar la criptomoneda, el futuro es más brillante que nunca, especialmente cuando los bancos centrales de todo el mundo inyectan dinero en las economías, amenazando con una ola de inflación si el crecimiento vuelve a repuntar.

Es entonces cuando Bitcoin, con su suministro limitado, llegará a ser codiciado, dicen algunos de sus más prominentes patrocinadores: Tyler Winklevoss, Mike Novogratz y Paul Tudor Jones.

El argumento se remonta a los orígenes de la moneda. Bitcoin hizo “halving” recientemente, lo que significa que bajaron a la mitad las recompensas (en bitcoin) que reciben los mineros por hacer funcionar su infraestructura de descentralizada, lo cual ha sido visto por mucho tiempo como una protección contra la inflación.

La estrategia cobra nueva vida ahora mismo gracias al contexto económico actual. Con la pandemia del coronavirus causando estragos en casi todos los rincones del mundo, los bancos centrales están adoptando medidas de estímulo gigantescas para reforzar los mercados y la economía mundial.

“El resto del mundo necesitará seguir imprimiendo dinero o ver su propia moneda debilitarse drásticamente frente al imbatible dólar”, dijo Jean-Marie Mognetti, CEO de CoinShares, un administrador de activos digitales. “Bitcoin, una moneda digital cuya oferta está definida mediante programación con el fin de reducirla hasta alcanzar un máximo de monedas emitidas, parece ser la protección perfecta para cualquier cartera de inversores institucionales”.

Una moneda que se auto-regula

El “halving” reciente fue el tercero de Bitcoin. El recorte de la oferta se ha convertido en un atractivo para los inversores que temen que el dinero “FIAT” pueda perder su valor por la inflación si se imprime demasiado. Con este recorte también se pretende evitar la inflación al reducir periódicamente el ritmo de creación de Bitcoins, hasta el año 2140, para no superar la demanda.

En paralelo, los principales bancos centrales han reducido los tipos de interés y han aumentado la compra de bonos, mientras que los gobiernos han destinado más de 8 billones de dólares en estímulos para amortiguar el impacto del coronavirus. “Con la economía estadounidense sufriendo un golpe masivo, la Reserva Federal ha puesto en marcha una serie de políticas destinadas a reducir las tensiones del mercado. Su balance general se ha expandido a más de 6 billones de dólares y, según algunas estimaciones, podría superar el 50% del producto interno bruto a finales de año”, dicen analistas de Bloomberg.

Eso ha atraído muchas nuevos conversiones hacia las criptomonedas. Mientras que Novogratz (de Galaxy Digital) ha estado enfatizando el argumento por un tiempo, el macro-inversor Jones de Tudor Investment Corp., causó revuelo cuando reconoció la compra de Bitcoin como una protección contra la inflación que ve venir de la impresión de dinero de banco central. “Estamos siendo testigos de la Gran Inflación Monetaria — una expansión sin precedentes de todas las formas de dinero como nunca antes se había visto en el mundo desarrollado”, dijo Jones.

Para Simon Peters, analista de criptografía en eToro, la incursión de Jones significa que podrían salir más nombres de alto perfil en apoyo de Bitcoin, “especialmente en un entorno de expansión cuantitativa ilimitada y el potencial de tasas de interés negativas”. La criptomoneda está ganando más apoyo como protección contra la inflación, dice Peters, quien anticipa que alcanzará un nuevo máximo histórico en el rango de 20,000 a 50,000 dólares en un plazo de 18 meses.

Bitcoin ha sido una de las clases de activos con mejor rendimiento este año, subiendo alrededor del 30% hasta llegar a los 9,500 dólares, mientras que el índice S&P 500 ha caído un 11%. A pesar de las ganancias de la moneda, todavía está un 50% por debajo de su máximo histórico de casi 20,000 dólares, alcanzado en diciembre de 2017 durante el punto álgido de la cripto-manía.

Gavin Smith, CEO de Panxora, un consorcio de criptomonedas, también permanece inquebrantable. “Mientras los mercados tradicionales se vuelvan inciertos, podemos esperar que más inversores usen Bitcoin como protección contra la inflación y contra la devaluación de la moneda”, dijo.

Opiniones divididas en cuanto a la inflación

Aunque no hay duda de que el coronavirus ha tenido efectos devastadores en la economía mundial, su impacto en la inflación sigue estando bajo discusión. A corto plazo, el virus ha actuado como una fuerza deflacionaria. La inflación en los Estados Unidos se redujo drásticamente en marzo y una medida clave de los precios al consumidor experimentó su mayor reducción histórica en abril. No obstante, algunos de los actores principales de Wall Street, incluido Morgan Stanley, sostienen que esto podría anunciar el regreso de presiones inflacionarias aceleradas, aunque esas reflexiones son contrarias al emergente consenso de que la recesión mundial que se avecina profundizará las tendencias deflacionarias.

La división sobre la trayectoria de la inflación que se avecina es muy clara. Tomemos, por ejemplo, un informe de investigación del Deutsche Bank titulado “Life After COVID-19”, en el que Oliver Harvey expone el caso del por qué el brote llevará al retorno de la inflación en los mercados desarrollados. Harvey cita la política macroeconómica, las preferencias políticas y las tendencias estructurales. Por otro lado, en el mismo informe, Robin Winkler y George Saravelos argumentan lo contrario: “una vez que la deflación se afianza, incluso a corto plazo, puede llegar a autoperpetuarse a largo plazo”, escribieron.

Para Jerry Braakman, director de inversiones del First American Trust, en California, la compra de Bitcoin como protección contra la inflación podría tener sentido en caso de que la inflación se dispare — pero todo depende del momento.

“Si la inflación se dispara, entonces la gente miraría las cosas que mantienen una reserva de valor y Bitcoin tiene algo de esa funcionalidad”, dijo. “El problema con ese argumento ahora es ¿de dónde va a venir la inflación? No hay demanda o presiones de costos para llevar la inflación a un nivel más alto, así que, ¿cómo llegaremos a la inflación en este entorno?”

Tagged , , ,

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.