TECNOLOGÍA

Limpieza y seguridad: la nueva marca

10 mil robots de Brain limpian los pisos de grandes compañías en EEUU

El coronavirus ha llevado a la robótica y la automatización a un primer plano. “Siempre se oye hablar de robots sexys. Siempre digo que un robot sexy es un negocio miserable. Queremos los aburridos robots que realmente resuelven problemas, y que ahora se han vuelto más importante debido a la pandemia”, le dijo a Forbes Eugene Izhikevich, cofundador y CEO de Brain. “Los robots no estornudan, no tosen y no tienen fiebre”.

Brain Corp., recaudó hace pocos días 36 millones de dólares para una mayor expansión en el comercio minorista, la atención médica, los aeropuertos, las escuelas y otros en las primeras líneas de batalla frente a la crisis del coronavirus.

El nuevo financiamiento, liderado por SoftBank con la participación de ClearBridge Investments, Satwik Ventures y Qualcomm Ventures, eleva la inversión total de la firma a 150 millones de dólares.

La compañía con sede en San Diego fabrica un cerebro de software, llamado BrainOs, que se utiliza en los robots de limpieza hechos por Tennant, Karcher, Nilfisk y otros. Ha desplegado o habilitado unas 10 mil de estas máquinas en todo el mundo, incluyendo en Walmart, Kroger, Giant Eagle y en Simon Property Group, cubriendo 10 mil millones de pies cuadrados de espacio.

La empresa tiene la intención de utilizar el nuevo flujo de dinero para ampliar sus aplicaciones robóticas a la entrega de inventarios y al análisis de anaqueles, dos áreas que han ganado atención a medida que las cadenas de suministro han sufrido tensiones durante la crisis del coronavirus. También espera continuar su expansión geográfica, especialmente en Europa y Asia.

En marzo, el uso autónomo de los limpiadores con BrainOs en las tiendas minoristas de los Estados Unidos, se disparó más de un 13% con respecto al mismo período del año anterior, según los datos de la red interna de la empresa. “Hay un impacto a largo plazo en la forma en que experimentamos la seguridad”, dice Izhikevich. “La limpieza y la seguridad se convierten en la nueva marca”.

Izhikevich, de 52 años, creció en Moscú y emigró a los Estados Unidos después de que la economía rusa se derrumbara a causa de la perestroika y recibió un doctorado en matemáticas en la Universidad Estatal de Michigan. Como neurocientífico computacional, publicó dos libros de texto y múltiples artículos, pero comenzó a sentir la necesidad de hacer algo fuera del ámbito académico.

En 2009, dejó el mundo académico para lanzar Brain con el empresario de tecnología en serie Allen Gruber. Inicialmente, la empresa hizo investigación y desarrollo para Qualcomm, el fabricante de chips de comunicaciones, y Darpa, la división del Departamento de Defensa responsable de las tecnologías emergentes. En 2014, Brain se dedicó al desarrollo de sistemas de aprendizaje automático y visión por computador para robots autodirigidos, lanzando su primer producto dos años después.

Robots en
todas partes

Mientras que numerosas empresas van tras el mercado de entrega de robots, Izhikevich consideró que una de las grandes ventajas de Brain es su habilidad de operar en entornos más estrechos con personas en ellos. La compañía aceleró la I&D después de recaudar una gigantesca colecta liderada por SoftBank en el verano de 2017, de fondos Serie C, por un valor de 114 millones de dólares. “Cuando conocí a Masa [Masayoshi Son de SoftBank] en 2017, lo que me impresionó fue que compartíamos la misma visión. Queremos ver robots en todas partes”, dice Izhikevich.

Aunque SoftBank ha tenido desde entonces sus propios problemas financieros, y ha tropezado con WeWork, la que una vez fue una gran empresa de oficinas compartidas, estaba dispuesta a invertir de nuevo en Brain — siempre y cuando otros inversores se unieran a ella, según Izhikevich. “Estamos en el lado opuesto de WeWork”, dice Izhikevich. SoftBank no estaba disponible para comentarios

ClearBridge, que había invertido previamente en Tennant, la cual ha desplegado el cerebro de Brain para hacer a sus limpiadores autónomos, fue presentada a la compañía por Bank of America, antes de que el coronavirus estuviera en el radar de alguien. “Saltó inmediatamente a nosotros porque la limpieza de pisos es un área que conocemos”, dice el director general de ClearBridge, Aram Green. “El atractivo subyacente sigue ahí, sólo que se amplifica en un mundo dominado por el coronavirus”.

Aunque Izhikevich se niega a revelar la valoración actual de la empresa, dice que es más alta que su valoración anterior por “un múltiplo”. La base de datos de capital de riesgo PitchBook estima que Brain alcanzó una valoración de 240 millones de dólares después de su financiación en 2017.

Tagged , , , , , , ,

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.