VIDA Y SOCIEDAD

Evite abusar de las videoconferencias

Los chats de video en aumento mientras descubrimos la nueva normalidad… ¿son saludables?

En medio de la pandemia del COVID-19, el video-chat puede resultar muy valioso cuando se usa como es debido, dice James Jarc, profesor adjunto del Central Ohio Technical College, especializado en medios digitales y oratoria. “Uno de los mayores problemas es que no todo el mundo lo hace bien”.

Quizás por eso en las redes sociales, mucha gente ha estado documentando los momentos de agobio de nuestras nuevas vidas frente a la pantalla; esos reportes indican que muchas personas han llegado al límite de la fatiga causada por el video chat.

Entonces, ¿por qué el videochat es tan molesto a veces? Expertos en comunicación explican cómo hacer que la experiencia sea mejor para todos:

“Hay una razón por la que los lugares de trabajo no están llenos de espejos”

Mirarte a ti mismo mientras hablas con otras personas en una videollamada, es una sensación bizarra, o al menos puede provocar distracción.

“Hay una razón por la que los lugares de trabajo no están llenos de espejos”, le dice a CNBC Make It, Gretchen McCulloch, lingüista de Internet y autora de “Because Internet: Understanding the New Rules of Language”.

Puede que te sientas tentado a hacer expresiones exageradas o asentir con la cabeza para mostrar que estás prestando atención o compensar el hecho de que no puedes responder en el momento, dice Jarc. Se necesita mucha energía para reaccionar deliberadamente, por lo que el videochat a menudo puede resultar agotador, añade.

“La forma en que nos involucramos en el espacio comunica mucho sobre nuestras intenciones, nuestras relaciones e incluso nuestros valores”, dice. “Con el videochat, todo eso queda reducido a la nada, se diluye y a menudo se pierde por completo”.

Solución: Si no puedes dejar de mirarte a ti mismo, cubre esa área de la pantalla con una nota adhesiva, dice McCulloch. (Algunas plataformas también te permiten ocultar tu propio video). O haz algo con tus manos para distraerte de prestar demasiada atención a tu pantalla, dice. Toma notas, o si se trata de una llamada más informal, puedes chatear por vídeo mientras preparas la cena o haces otra tarea.

Múltiples personas no pueden hablar a la vez

“Una de las cosas para las que el videochat no es bueno es para tener varias conversaciones a la vez, dice McCulloch. Los humanos naturalmente tienden a segmentar o tener conversaciones paralelas en un grupo, dice. “Con el videochat no es tecnológicamente posible”, dice.
Los retrasos en el video y la mala calidad del sonido también hacen más difícil la interacción, lo cual es una parte importante del ciclo de comunicación, dice Jarc. Por estas razones, es importante hablar más despacio de lo que normalmente lo harías en la vida real, para permitir que las personas se expresen si tienen preguntas o comentarios sucesivos, dice.

Solución: Los debates en grupos grandes necesitan cierta estructura. Por ejemplo, McCulloch sugiere contar con una persona responsable de responder a las preguntas y de moderar la reunión. Si tu plataforma de video también tiene una función de “chat” de texto, deberías usarla para evitar interrupciones incómodas, compartir información o hacer preguntas. Es posible que desees establecer un tiempo para charlas más pequeñas después de una gran reunión a fin de que la gente pueda reagruparse, dice.

Los fondos pueden ser reveladores

Hay un cierto voyeurismo involucrado en el videochat, y mirar los fondos que usan las personas en casa, puede ser una distracción graciosa. “A veces queremos esa intimidad”, dice McCulloch. Si estás chateando por video con los miembros lejanos de tu familia, por ejemplo, tal vez quieras hacer la llamada en tu sala de estar.

Pero el videochat también enturbia las líneas entre nuestros contextos sociales, lo cual puede ser incómodo, dice Jarc. Normalmente nos gusta separar nuestro trabajo de nuestra vida privada. Pero con las videoconferencias, “estás invitando a tus amigos del trabajo a tu casa”, dice. “Así que hay una extraña yuxtaposición de lo personal con lo profesional”.

Solución: Cuanto más blanco sea el fondo, mejor. Para las personas que comparten espacios con sus familias que trabajan desde casa, esto puede ser un desafío. Pero establecer un espacio despejado donde tomas las llamadas de trabajo puede “hacer maravillas” en tu habilidad de enfocar y comprometerte con la gente en la llamada, dice Jarc. Algunas plataformas te dan la opción de establecer un fondo virtual, que podría ser tu mejor opción.

A veces las reuniones pueden ser llamadas o correos electrónicos

Mucha gente está optando por los chats de video mientras descubrimos cómo manejar la nueva normalidad en medio del COVID-19. “¿Estamos obligando a la gente a hacer esta videollamada porque es una especie de moda pasajera que todo el mundo está haciendo?” dice Jarc.

Pero solo porque puedas chatear por video no significa que debas hacerlo. Hay muchas características interesantes que vienen con el videochat que no son inherentes al video, tales como permitir que varias partes marquen y la posibilidad de hacer llamadas internacionales, dice McCulloch. “A veces la gente va directamente al videochat en busca de otras características”, dice McCulloch.

Solución: Si alguien pide una videoconferencia que usted cree que se puede lograr con una llamada telefónica, o unas pocas indicaciones bien detalladas en un correo electrónico, sugiera una alternativa, dice Jarc. “Yo retaría a los líderes y gerentes de las empresas a ser decididos en la forma en que eligen estas herramientas, para posteriormente utilizarlas de forma deliberada a fin de preparar a sus equipos para el éxito”, dice.

Tagged , , , , ,

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.