MANAGEMENT

Resiliencia: la tabla de salvación

El reconocido consultor Héctor Aguilar explica cómo navegar el actual entorno desde las empresas

Mantener a tu equipo motivado durante la cuarentena es un reto que un líder puede resolver con la siguiente fórmula: Contacto, contacto y contacto. “Ahora más que nunca es importante la comunicación”, asegura el consejero y consultor de negocios, Héctor Aguilar.

Aguilar, quien fue presidente y CEO para General Electric Centroamérica y Caribe, argumenta que durante el tiempo de distanciamiento físico –o cuarentena social- es muy importante que los líderes de las empresas se mantengan comunicados con su equipo.

“Es vital la intervención con los trabajadores porque antes ellos veían a su líder frecuentemente, pero ahora que no están trabajando en un mismo sitio, el líder tiene que hacer presencia y no dejar que se hagan sus historias”, aconseja.

Para establecer ese canal de comunicación, se puede hacer una llamada grupal, enviar notas de voz o alimentar un grupo de Whatsapp donde el equipo intercambie mensajes positivos.

En ese grupo es imprescindible que hayan normas de comunicación tales como: Aquí solo se manejan informaciones claves, simpáticas y con respeto. Esos lineamientos funcionan para cohesionar el grupo y también para marcar un ritmo operativo del trabajo, a través del cual el líder cumple su función de guía y estratega.

“Tengo en mi equipo de trabajo una chica que es muy aprehensiva y como lo sé, cada vez que hablo con ella trato de animarla. Estoy muy pendiente de ella porque sé que si no la llamo, ella no lo hará. Entonces yo le insisto y le hablo”, comenta Aguilar, quien complementa que un líder conoce e identifica las emociones de cada uno de sus colaboradores.

El socio fundador de HR Consulting & Search, una firma especializada en transformación ejecutiva y consultoría de recursos humanos, ahonda en la necesidad que tiene el líder de evaluar dónde está su gente.

“Hay personas que están en el miedo, otras que están en la frustración, en el enojo… Lo primero es ver en dónde está la gente y, en función de ello, trabajar de manera individual con cada una de las personas”, asegura el especialista.

Una conversación bien orientada puede ayudar a sacar a un empleado de su crisis y hacerle ver cómo sí se pueden lograr los objetivos.

El también coach certificado y conferencista recuerda que el líder debe dar el ejemplo, transmitiendo seguridad y serenidad a su equipo.

El camino hacia la resiliencia

Para transmitir las emociones adecuadas a un equipo de trabajo, es preciso que el líder trabaje primero su personalidad, que aprenda a ser resiliente.

En este punto, es necesario, decir qué es la resiliencia. Aguilar la explica así: Es la capacidad de aprovechar las fuerzas adversas a tu favor, de transitar a través de la turbulencia y salir con algo positivo de ella.

La facultad que tienen ciertos líderes de regresar a su estado de ánimo natural y lograr un desarrollo exitoso a pesar de las circunstancias “desfavorables” requiere de la implementación de cualidades como la fortaleza y la flexibilidad de carácter. Ambas lo ayudarán a evaluar escenarios y plantear los cambios necesarios para que una situación de crisis trabaje a su favor.

“Hay personas que son muy optimistas y a veces pierden el sentido de la realidad, pero eso no quiere decir que sean resilientes, pues se trata de personas ilusas, que no se hacen responsables de la situación sino que se hacen a un lado y esperan –guardaditos en algún lado- a que la tormenta pase”, explica Aguilar.

Esa ilusión y parsimonia están lejos de ser las características de un líder, quien, en cambio, hace uso de su madurez emocional para entender la situación que tiene enfrente y trazar un plan que le permita al equipo navegar a través de ella y salir ilesos, fortalecidos.

Aguilar reflexiona sobre la necesidad de que los líderes se sometan a un proceso de autoevaluación, en el cual es necesario entender que tienen la responsabilidad de influir sobre los demás y poner todo su empeño en manejar situaciones de crisis.

“Aunque a veces no sepan cómo abordar ciertos aspectos -y que deban prepararse para ello- saber que la resiliencia es una herramienta que trabaja a su favor es ya un gran avance”, destaca el también Doctor Honoris Causa, quien insiste en que el líder debe trabajar consigo mismo para poder dar la calma y madurez que su equipo requiere, pues no puede dar lo que no tiene.

Vivir un día a la vez

Alejarse de lo que es tóxico, limitar el consumo de noticias negativas que muchas veces circulan a través de redes sociales, filtrar las fuentes de información que se consultan y verificar que sean objetivas, forma parte de un sano hábito que te permite evaluar qué noticias y emociones tienen cabida en tu vida.

No obstante, el mejor secreto para enfrentar este tipo de crisis es vivir un día a la vez.

No pensar demasiado en el pasado ni en el futuro es un pequeño truco que te mantendrá alejado de la depresión y de la ansiedad. “La depresión se presenta cuando estás anclado en el pasado, añorando lo que ahora no tienes y la ansiedad es exceso de futuro”. Es positivo mantenerse en el momento presente.

Planificar el día es otra excelente estrategia para mantenerte centrado. Y en esta tarea es preciso saber qué te funciona.

Aguilar explica que hay personas que funcionan mejor con una rutina estricta que se sostiene de horarios estipulados, mientras otras, cuyo temperamento es más flexible, funcionan bien simplemente agendando tareas a cumplir durante la jornada. Cada quien debe identificar qué le sirve y ponerlo en práctica.

Otra una buena idea para alimentar la motivación diaria es irse a la cama con algo positivo en mente y levantarse con alguna tarea previamente planificada.

Tagged , , , ,

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.