TECNOLOGÍA

La fábrica digital, impresa en 3D

La tecnología de impresión 3D puede ser clave en la adaptación y recuperación del crecimiento
económico global

Redacción El Financiero / con análisis de Marco Annunziata

¿Cómo pueden las nuevas tecnologías ayudarnos a abordar la crisis del coronavirus? En el caso de la impresión en 3D, también conocida como fabricación aditiva, la respuesta principal es aprovechar su velocidad y flexibilidad para aumentar rápidamente el suministro de equipos y materiales médicos; y, en segundo lugar, aprovechar la red distribuida de instalaciones de impresión 3D a fin de satisfacer rápidamente las necesidades de los hospitales locales y otros centros de atención médica, explica el consultor de estrategia Marco Annunziata en una nota de Forbes.

Annunziata, quien fue también Chief Economist de GE, indica que un ejemplo del uso de este tipo de impresoras es el hisopo nasal impreso en 3D el cual es usado para la detección del COVID-19. En este sentido, sostuvo una entrevista con Markforged, una empresa líder en la impresión en 3D que ha puesto en marcha una serie de iniciativas, como el apoyo a la producción de mascarillas faciales y de hisopos nasales, y la activación de su vasta red de impresoras industriales en 3D.

La respuesta de la comunidad de impresión en 3D ha sido notable, tanto en los Estados Unidos como en otros países, en particular la Italia natal de Annunziata.

Pero la impresión en 3D también puede desempeñar un papel importante en la forma de afrontar otros dos desafíos que ha puesto de relieve la crisis actual: cómo hacer que las cadenas de suministro mundiales sean más resistentes y cómo impulsar la eficiencia y la productividad en todo el sector industrial a fin de acelerar el crecimiento económico una vez que se haya abordado la emergencia de salud pública.

Greg Mark, fundador y CEO de Markforged, tiene algunos puntos de vista fuertes y perspectivas innovadoras en ambos temas. Asegura que la empresa que representa está a la vanguardia de los principales avances tecnológicos que permitirán que la impresión en 3D desempeñe un papel cada vez más poderoso en la manufactura.

En febrero de 2020, la empresa ubicada en Watertown, Massachusetts, lanzó una nueva tecnología que permite imprimir en 3D el cobre, de forma fiable, asequible y segura. El cobre siempre ha sido un desafío para la impresión en 3D: refleja la luz y es muy conductor del calor, lo que lo hace no apto para los procesos tradicionales basados en el láser, explica Mark.

La solución de Markforged -dice- fue combinar el polvo de cobre con plástico, luego extraerlo y calentarlo por convección de radiación en lugar de hacerlo con un láser. “Hemos reestructurado fundamentalmente la forma en que funciona la impresora 3D”, dice Mark, que ve esto como una opción para las industrias automotriz, electrónica y más allá.

Otro avance reciente de Markforged es Blacksmith, una solución de Inteligencia Artificial (IA) para la fabricación adaptativa. La IA de Blacksmith crea un bucle continuo entre las impresoras 3D y el equipo de inspección. Ambos escanean una pieza producida y la compara con el diseño; luego, se ajustan automáticamente los parámetros de la impresora 3D para eliminar la disparidad y producir las piezas exactamente como se pretende. “Lo hace automáticamente, sin intervención humana; y la IA aprende con el tiempo y se adapta a las variaciones del proceso de producción, haciendo que la autocorrección sea más rápida”.

Greg Mark cree firmemente que la impresión en 3D puede ayudar a que las cadenas de suministro sean más resistentes y fiables, algo fundamental en un mundo que se ha visto más expuesto a una amplia gama de posibles impactos, desde movimientos proteccionistas hasta pandemias.

“Hemos pasado por un gran ciclo centrado en la especialización y en los bajos costos de la mano de obra. Ese ciclo ya ha terminado” dice Mark. Cada vez más empresas se dan cuenta de que gracias a la impresión en 3D pueden integrar verticalmente más aspectos de su proceso de producción; la velocidad y flexibilidad de la impresión en 3D les permite entonces reducir los plazos de entrega y garantizar que pueden satisfacer las necesidades de sus clientes en el momento adecuado. Además, la impresión en 3D permite una mayor flexibilidad a la hora de decidir dónde localizar la producción.

Pero el verdadero poder de la impresión en 3D, según Mark, reside en su potencial para ayudarnos a reestructurar todo el proceso de fabricación. “Hay un sueño clásico para la impresión en 3D—dice—la idea de que podremos imprimir todo lo que queramos. La mayoría de las empresas todavía se centran en cuántas piezas de sus productos pueden imprimir en 3D. Pero hay un sueño diferente: imprimir tantas partes de la fábrica como sea posible, para que la fábrica pueda funcionar con una eficiencia que ni siquiera habíamos soñado”.

Mark llama a esto “el sueño de la fábrica digital” y señala que las empresas que ya han empezado a moverse en esa dirección se han dado cuenta rápidamente de que se puede desencadenar un enorme potencial. Esto es especialmente cierto porque cada fábrica es diferente, y una de las ventajas de la impresión en 3D es que permite la personalización. Al centrarse en cómo la impresión en 3D puede mejorar su fábrica, en lugar de solo sus productos, es posible mejorar significativamente la eficiencia y la velocidad de producción, y reducir los costos.

Si este es el caso, lo que está en juego es muy importante: las empresas que aprovechan todo el poder de la impresión 3D en sus fábricas, podrían superar rápidamente a su competencia, con una gran diferencia entre ganadores y perdedores.
Si la fábrica digital resulta ser la “aplicación revolucionaria” para la fabricación, como sostiene Greg Mark, será adoptada ampliamente, y ayudará a impulsar la productividad y el crecimiento económico a nivel macro, tanto para los Estados Unidos en general como para otros países. Esto sería un muy necesario impulso para recuperarse de los daños que la epidemia del coronavirus está provocando en la economía mundial.

Tagged , , ,

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.