GOBIERNO

COVID-19 obliga a replantear la vida de los panameños

Luis Alberto Sierra

La confirmación de las autoridades de salud, el pasado lunes 9 de marzo, del primer caso del nuevo coronavirus (COVID-19) en Panamá, ha disparado una reacción en cadena que ha dejado las calles desoladas.

La noticia del COVID-19 positivo, en una panameña de 40 años que había viajado a España, le cayó a muchos como “un balde de agua fría”, con el que despertaron de la ilusión que concebía a Panamá como un país libre del coronavirus.

Al difundirse el hecho, sobrevino un efecto de escasa concurrencia en restaurantes y otros negocios. Y en la medida en que las autoridades empezaron a dar en los días siguientes nuevos reportes sobre el aumento en el número de positivos, se generó una especie de histeria colectiva y un deseo de aprovisionarse para enfrentar la situación.

La imprevisibilidad de este riesgo, por un virus de rápida propagación del que no han desarrollado aún una vacuna de efectividad comprobada, y que llevó al reconocimiento, el miércoles 11 de marzo por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS), de la condición de pandemia, fue incidio en la rapidez como empezaron a verse las consecuencias de la noticia.

Frente a esta realidad, no tardaron en llegar las noticias que implican un cambio en el estilo de vida de las personas, empezando por el anuncio del gobierno de la suspensión de todas las ferias, cabalgatas, conciertos y actividades deportivas que promueven la aglomeración de personas, para evitar un mayor riesgo en la población.

Vino adicionalmente la decisión de suspender las clases en las regiones educativas al norte, en el centro y en el área de San Miguelito de la capital panameña hasta el próximo 7 de abril; y la suspensión de las clases en las universidades en las mismas zonas hasta la misma fecha.

Además, la ministra de Educación, Maruja Gorday, confirmó la suspensión de clases en el resto de país hasta el 20 de marzo.

El presidente de Panamá, Laurentino Cortizo, anunció por su parte nuevas medidas y cambios para enfrentar la situación desde el punto de vista sanitario y del riesgo de desabastecimiento, al haber aumentado en estos días la demanda en Panamá de artículos de limpieza, alimentos y otros insumos.

Las medidas también están relacionadas con los efectos económicos que los diferentes sectores, como el turismo y el comercio, están asumiendo. El propósito es evitar poner en riesgo los empleos de estos sectores.

El ministro de Economía y Finanzas de Panamá, Héctor Alexander, reconoció el 13 de marzo de 2020, la dificultad de estimar el impacto económico que tendrá el COVID-19, al no saberse el tiempo que durará ese efecto, cuyo impacto es evidente en sectores como el turismo.

Cambio de vida


Calles, restaurantes, otros negocios y oficinas públicas con poca asistencia o vacíos, y con un tráfico notoriamente menor y sin embotellamientos, son algunos de los cambios que se hicieron evidentes con este nuevo escenario.
Con las medidas para reducir el riesgo, cobraron importancia el teletrabajo, el estudio virtual o con módulos, como opciones para seguir adelante, no dejar de producir y evitar el atraso en el calendario escolar.

La ministra de Trabajo y Desarrollo Laboral, Doris Zapata, zanjó recientemente las dudas sobre la aplicabilidad de la reciente Ley de Teletrabajo, que está en proceso de reglamentación para implementarla en las empresas.


El presidente de Panamá, Laurentino Cortizo, destacó, el 12 de marzo de 2020, que dio instrucciones a la ministra de Trabajo de su país para que aplique las normas que permitan a las empresas adecuar la jornada laboral en función de la naturaleza de sus negocios.

Destacó, además. la instrucción que dio al gobierno para aplicar la nueva ley, a fin de mantener a la mayor cantidad de personas en sus casas.

¿Qué ocurrió?


La llegada del COVID-19 replanteó la forma de vivir de los panameños e invita a una reflexión sobre cómo enfocar los negocios y rutinas hacia el futuro.

¿Cuándo ha sucedido?


En marzo de 2020.

¿Por qué ha sucedido?


Por la necesidad de evitar concentraciones de personas y reducir el riesgo de contagio.

Tagged , , ,

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.