ECONOMÍA

COVID-19 reta capacidad de los gobiernos y obliga al pensamiento multilateral

Luis Alberto Sierra

La amenaza global del nuevo coronavirus (COVID-19) ha retado la capacidad y el enfoque de los países que, tras el reconocimiento por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en condición de pandemia, han asignado mayores recursos para enfrentar el desafío de contener la enfermedad.

La restricción o no, en el ingreso de personas, del tráfico aéreo y la forma de implementar los mecanismos de control; son apuestas que han ido cobrando relevancia en un escenario que golpea además la economía y cuyos resultados son impredecibles a corto, mediano y largo plazo.

Un concepto clave en medio de esta vorágine de noticias, medidas e incertidumbres, es el de la inconveniencia de las aglomeraciones, lo cual invita el cambio -al menos temporal- de una vida social tumultuosa y presencial por una de núcleos sociales dispersos y conectados virtualmente.

Otro mensaje común, es el de la importancia de mantener la calma y evitar caer en la histeria colectiva que ocasionó desabastecimiento parcial, como consecuencia de las miles de personas que acudieron a los comercios en busca de artículos de limpieza, insumos médicos y alimentos.

El esfuerzo científico para saber más sobre la enfermedad y encontrar una vacuna eficaz, además de la capacidad de diagnóstico, han sido claves a escala internacional, en especial en el caso de los países más desarrollados.

Medidas clave


Han resaltado las medidas de contención tomadas en las ciudades chinas, principalmente en Wuhan, en la provincia de Hubei, donde empezó la emergencia sanitaria, y cuyo esfuerzo destacó inclusive la OMS. Una de las noticias de más sonoridad, a inicios de febrero pasado, fue la construcción, en 10 días, de un hospital provisional en Wuhan, para lucha contra la nueva cepa del coronavirus.

Un punto importante, algo tardío pero finalmente a favor, ha sido la transparencia del país asiático en el manejo de la información sobre el COVID-19, como resultado de entender que la contención del brote es una labor apuntalada por un sentido de solidaridad internacional.

Otra medida de impacto fue la decisión, el 11 de marzo de 2020 y durante 30 días, del gobierno del presidente estadounidense Donald Trump, de suspender todos los viajes desde países europeos, excepto el Reino Unido.

A nivel regional, un ejemplo de decisiones asertivas que han tomado los gobiernos en los últimos días; es lo ocurrido en El Salvador, cuyo gobierno anunció el pasado 13 de marzo la suspensión del ingreso de extranjeros a su país durante 21 días para evitar la entrada y propagación del virus.

Panamá, se sumó a la tendencia al confirmar el 14 de marzo la suspensión de vuelos con Europa y Asia; uniéndose a otros países que habían tomado días atrás medidas en cuanto a la circulación de personas. Entre las medidas nuevas estuvo el anuncio, el mismo día, de la aerolínea panameña Copa Airlines sobre la suspensión de los vuelos con destino a Ecuador y Venezuela, debido a restricciones impuestas por los gobiernos de esos países.

República Dominicana, un país que tiene al turismo como una de sus principales fuentes de ingreso, tomó también medidas drásticas, al anunciar el 14 de marzo, la suspensión durante un mes, iniciando el lunes 16 de marzo a las 6:00 am, del tránsito de pasajeros entre su país y China, Corea del Sur, Irán y las naciones europeas.

Las autoridades de salud panameñas se han sumado en los últimos días a otras voces a escala global las cuales destacan el resultado de las medidas de prevención y mitigación tomadas por China frente a esta cepa del coronavirus, que ha tenido un alto costo en vidas y también en dinero.

Otras acciones


Aunque no hay aún una evidencia comprobada sobre un tratamiento eficaz para enfrentar el COVID-19, el presidente del Grupo Biocubafarma, Eduardo Martínez, recomendó el uso del interferón, cuya eficacia, según expresó, ha sido probada contra la hepatitis B y C, herpes zóster, el VIH-SIDA y el dengue. Según Martínez, cuentan con capacidades en Cuba y China para suministrar este medicamento.

El gobierno colombiano lanzó, el pasado 8 de marzo, la aplicación Coronapp, como una opción gratuita para informar de manera centralizada en relación con el riesgo del COVID-19.


De esta manera, según el presidente colombiano, Iván Duque, va a ser posible tener a la palma de la mano no solo información sobre las últimas novedades, sino también sobre medidas preventivas.

El gobierno italiano, cuya población es actualmente una de las más afectadas, dispuso recientemente 25.000 millones de euros para reforzar al sector salud, a las familias y empresas afectadas por el COVID-19, en tanto que España -un tanto influenciada por el ejemplo italiano- declaró, de manera temprana, el estado de alarma y restringió la circulación de personas y la actividad comercial.

Visión limitada


En todos los casos, se ha hecho evidente que, la amenaza fue atendida con sentido de urgencia sólo cuando fue lo suficientemente creíble dentro de un contexto nacional. Sin embargo, ha quedado al descubierto la ausencia de mecanismos rápidos y preconcebidos de coordinación multinacional para casos como este que cada vez serán más comunes en nuestro mundo globalizado.

Tagged , , , ,

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.