ECONOMÍA

El imparable auge de las inversiones “ESG”

José Antonio Montenegro

Cuando hace solo unas semanas nos planteamos para mi programa en CNN, “GloboEconomia”, preparar un especial sobre los temas que serán importantes y tendencia en 2020, inmediatamente decidimos, que uno de ellos era sin duda es el imparable auge de las inversiones ESG en Wall Street.

Es decir, inversiones que, siguiendo exigencias de principios socialmente responsables, solo eligen inversiones en empresas que cumplen con las exigencias que están detrás de esas tres iniciales en ingles: El cuidado y la preocupación por el medio ambiente, (Environmental); la intención de mejorar socialmente el entorno en el que vivimos, (Social); y el seguir las reglas del buen gobierno corporativo, (Governance), ESG.

El exigir que las inversiones que uno tiene en su portafolio, sean correctas conforme a los principios de ESG, ha pasado de ser una rareza que pedían algunas comunidades religiosas y activistas sociales, a ser algo que exigen hoy cada vez más inversores a sus gestores, y ciertamente los grandes fondos de inversión, que necesitan calificar sus carteras con el marchamo de “inversión ESG”.

La historia de los inversores preocupados por el perfil social y la “corrección” económica de sus inversiones, aparece en este país a finales de los sesenta, cuando los estudiantes opuestos a la guerra de Vietnam, exigen a sus Universidades que sus carteras de inversión no inviertan en empresas militares. Pero esa practica tiene poco desarrollo, porque tras el fin de la guerra el tema se desinfla, y luego en los ochenta con la llegada de Reagan, y los principios, -hoy totalmente caídos en desgracia-, de que lo único que había que mirar en la empresa era el “beneficio del accionista”, ciertamente perdieron todo su fuelle.

Pero es a finales de los 90, cuando las inversiones ESG empiezan a hacerse más y más populares. En 1999, el lanzamiento del “Dow Jones Sustainability Index”, (Índice Dow Jones de Sostenibilidad), es un paso definitivo, que pone en valor, los esfuerzos que por varios años llevaba haciendo muchos activistas en Wall Street. Y es ciertamente la ONU, quien da un paso global relevante, cuando ya con el nuevo milenio arrancado presenta y empuja con fuerza mundialmente sus Principios para la Inversión Responsable, (UNPRI), que se hacen rápidamente muy populares para distintas organizaciones empresariales de todo el mundo.

La conversación sobre la necesidad de que la empresa, cualquier empresa en cualquier lugar del mundo, piense en términos sostenibles se extiende. Y con esa conversación la practica de que lo que se hace desde cada compañía no destruya el medio ambiente, sino que procure conservarlo, que se sigan los principios medioambientales, así como en los esfuerzos realizados para reducir niveles de contaminación, o emisiones de carbono.
En la pata “Social”, el enfoque inicialmente sobre todo fueron las cuestiones de genero, equiparación del tratamiento a todos los niveles de cualquier empleado, sin importar, sexo, religión o raza, pero ahí el tema de la desigualdad y el reparto injusto de la riqueza, es cada vez un capítulo más destacado. El libre mercado requiere clases medias fuertes con dinero en sus bolsillos.

Y en lo referido a “Governance”, es decir a buenas practicas de Gobierno Corporativo, el tema tiene que ver con como se estructuran correctamente, las relaciones entre accionistas, dirección de la empresa y trabajadores, y sobre todo, con el tema de responsabilidades y remuneraciones de directivos y de sus Consejos de Administración, Directorios, o “Board of Directors”.

Todas las grandes empresas del mundo conocen a estas alturas de la película todo lo anterior, y este pasado mes de agosto, -como les conté con detalle desde esta misma columna en su momento-, fue tremendamente importante que la asociación empresarial más prestigiosa de este país, la “Business Roundtable”, superase formalmente el viejo principio de los 80, de que lo único que importa es el “beneficio del accionista”, y que incorporase en sus estatutos, este nuevo acercamiento ESG. Si cabe además con un up-grade importante, porque la influyente asociación empresarial ha hecho también especial énfasis en la importancia de la adecuada distribución de la riqueza.

Cuando desde plataformas conservadoras, se trata de calificar como socialista o comunista este discurso, sencillamente no se sabe de lo que se esta hablando. Porque el acercamiento que esta pidiendo a gritos el libre mercado democrático del siglo XXI, -desde dentro del propio sistema-, es el que precisamente habla de todas esas cosas. El capitalismo exitoso en las próximas décadas es muy social, muy sostenible, y reparador de los excesos de los últimos cuarenta años. Feliz Semana.

Tagged , , , ,

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.