EMPRESAS

Tensiones no frenan la globalización, destaca Índice DHL

Luis Alberto Sierra

Aunque las tensiones geopolíticas podrían perturbar seriamente la conectividad global, la mayoría de las corrientes internacionales se han mantenido sorprendentemente resistentes hasta ahora.

John Pearson, CEO de DHL Express, destacó al punto, en un comentario relativo a la actualización del Índice Global de Conectividad de DHL (DHL Global Connectedness Index, GCI), publicado el pasado 4 de diciembre en Bonn (Alemania) por DHL y y la NYU Stern School of Business, y que hace referencia a los principales acontecimientos en los flujos internacionales de capital, comercio, información y personas.

DHL, enfocada en el espectro de servicios logísticos y de la cadena de suministros, y, con cerca de 380.000 empleados en más de 220 países y territorios, apuntó que el nuevo informe muestra que la contracción de los flujos internacionales de capital provocó una ligera caída de la conectividad mundial en 2018.

Observa, sin embargo, que, a pesar de los fuertes vientos en contra en la geopolítica y el comercio mundial, el GCI se mantuvo cerca de su máximo histórico de 2017. Resumió que, en general, el mundo permanece más conectado que en ningún otro momento de la historia, sin que hasta la fecha se hayan observado signos de reversión generalizada de la globalización.

Pearson acotó que en última instancia, lo que observaron es la evolución de la globalización, no su declive.

“Los responsables de formular políticas y de tomar decisiones deben tener cuidado de no reaccionar exageradamente ante una retórica ardiente o grandes titulares de prensa”, advirtió además.

“Nuestro análisis no confirma una marcada tendencia a la regionalización. Por el contrario, constatamos que la distancia media, a través de la cual los países comercian, se ha mantenido estable desde 2012”, expuso por su parte sobre el reporte, Steven A. Altman, académico investigador senior de la NYU Stern School of Business y principal autor del DHL Global Connectedness Index.

Agregó que, “Si bien el desgaste de las relaciones entre las principales economías podría llevar a una fractura en el plano regional, semejante giro aún no se ha producido de manera concluyente”.

Menores flujos pero sin señales de colapso

la actualización del GCI indica, además, que los intercambios comerciales continuaron intensificándose durante las primeras etapas de la guerra comercial entre Estados Unidos y China en 2018, pero que la situación no se prolongó hasta 2019.

Complementa que, si bien es probable que el crecimiento del volumen del comercio siga siendo positivo este año, no se espera que siga el ritmo del crecimiento del PIB (Producto Interno Bruto). Señala, no obstante, que las previsiones actuales sugieren que la intensidad del comercio sólo registrará un moderado descenso hasta 2020.

En este contexto, la eficiencia de los canales de distribución y comercialización ganan relevancia para poder aprovechar las buenas oportunidades.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.