GOBIERNO

Panamá quiere ser Grandes Ligas en turismo de Convenciones

Luis Alberto Sierra

El gobierno panameño entregó el pasado 21 de octubre a la empresa estadounidense SMG World la orden de proceder a la promoción y administración de las instalaciones del Centro de Convenciones Amador (CCA), frente a la entrada al Canal de Panamá en el Pacífico, lo que representa un paso en el camino de convertir a este país de América Central en un “Grandes Ligas” -en términos beisboleros-, o un jugador más importante en la organización de Congresos y Convenciones en América Latina.

La aspiración tiene sentido si se consideran la ubicación y los atractivos turísticos de este país de América Central, además de la capacidad del CCA, que lo convertirá, cuando abra las puertas, en el establecimiento más grande de Panamá en su tipo, superando al tradicional Centro de Convenciones de Atlapa, localizado en el sector residencial de San Francisco, en Ciudad de Panamá.

La ocupación que tiene el Atlapa es otra señal sobre la necesidad de mayor espacio para organizar reuniones en este país estratégicamente ubicado, en el Centro de América,  y que destaca por su Canal interoceánico y su condición de “hub” aéreo.

El nuevo centro de convenciones tiene una superficie construida de 61.175 metros cuadrados, de los cuales 33.178 son vendibles para diversos tipos de eventos, de acuerdo con información de los responsables del proyecto.

También cuenta con un área de exhibición de 15.000 metros cuadrados, un área de banquetes de 4.000 y 1.700 puestos de estacionamiento, incluyendo una zona para autobuses.

Impresiona ver la magnitud del lugar en un área de atractivo turístico, ubicada en la capital panameña, y cuya construcción tiene, según el gobierno del presidente de Panamá Laurentino Cortizo, un 95 por ciento de avance.

El administrador de la estatal Autoridad de Turismo de Panamá (ATP), Iván Eskildsen, explicó a El Financiero que con la empresa constructora se acordó que lo primero que se entregará es el lobby y las áreas de banquete, y se espera que la entrega de toda la estructura sea en el primer semestre del 2020.

Pero competir con países fuertes en el turismo de convenciones y eventos como Puerto Rico, México o Colombia no parece que va a ser una tarea sencilla en opinión de fuentes del sector, que reconocen la necesidad de tiempo para que empiece a darse una demanda más definida de utilización de las nuevas instalaciones.

Existe además la necesidad de mejorar el acceso a Amador, debido al tránsito que se presenta en las horas pico en zonas aledañas, el cual dificulta llegar al CCA.

Inicio del esfuerzo

Para Eskildsen se está abriendo con el CCA, la capacidad de atraer a más de 20.000 personas, la oportunidad de conquistar la realización de grandes actividades que impulsan la industria, con el apoyo del fondo de promoción turística del país.

Reconoció que en el caso de una instalación de este tipo es de esperarse que haya una labor  previa de promoción, de uno o dos años, para que sea exitosa la venta.

“Esta capacidad (la que se integrará con el CCA) nos eleva nuestro posicionamiento como centro de eventos y convenciones, por lo que tenemos que estructurar nuestra oferta de una forma atractiva, con incentivos y otras posibilidades para diferenciarnos y que las grandes empresas nos escojan para hacer estos eventos”, sostuvo.

Precisó que debe definirse una estrategia junto con SMG World, pero adelantó que el enfoque de esta promoción sería en Latinoamérica y principalmente en América.

El funcionario explicó que está en revisión el rol futuro tanto del Centro de Convenciones Atlapa, como del Centro Figali; empleado en el pasado para la organización de actividades y que está también en Amador.

SMG reporta el manejo de 300 recintos en el mundo.

El vicepresidente de operaciones de SMG para Latinoamérica, Michael  Godoy, aseguró a El Financiero que Panamá tiene ya mucha credibilidad como destino y un lugar para hacer negocios, y explicó que la firma está viendo ahora la posibilidad de traer eventos internacionales pero también montar actividades locales o regionales.

Señaló que el propósito es que Panamá sea visto ahora como un destino para convenciones.

Ampliación de la oferta

Liliana Motta, vocal de la Asociación de Operadores de Turismo de Panamá, destacó en entrevista con El Financiero que el CCA pasa a ser uno de los centros de convenciones más grandes de América, y consideró importante que la nueva estructura permitirá ampliar la oferta del país para la organización de reuniones y convenciones.

Consideró el CCA como el lugar ideal para la organización de actividades internacionales, y en un país multicultural la posibilidad de ser multilingüe, con capacitación, lo que daría una ventaja.

El presidente de la Asociación Panameña de Profesionales en Congresos, Exposiciones y Afines (Appce), Luis Martínez, destacó la oportunidad que tiene el CCA con las más de 29.000 habitaciones noche disponibles en los hoteles de Ciudad de Panamá.

Opinó que lo importante ahora es la integración para ofertar oportunamente el destino como debe ser, al contar con un centro que permite organizar cuatro o cinco actividades de manera simultánea.

Destacó que hay además bastantes hoteles de la capital panameña con capacidad para la organización de actividades, lo que puede apoyar también esta oferta.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.