MANAGEMENT

La Inteligencia Artificial (IA) está cambiando la cantidad de trabajadores que confían en sus gerentes

Un informe reciente también sugiere que las plataformas habilitadas para IA están cambiando las relaciones de los empleados, específicamente cuánto confían los trabajadores en sus gerentes para realizar ciertas tareas, y eso podría ser algo bueno.

Según una nueva encuesta de IA en el trabajo realizada por Oracle y la firma de asesoría e investigación de recursos humanos Future Workplace, el 57% de los trabajadores estadounidenses dijeron que confiarían en un robot, por encima de su jefe, para responder ciertas preguntas y completar las tareas pendientes en el lugar de trabajo.

Emily He, vicepresidenta senior de gestión de capital humano de Oracle, dice que los robots en estos escenarios generalmente se refieren a plataformas de asistente digital (piense: Siri, Amazon Alexa y Google Assistant). La forma más común en que los trabajadores prefieren aprovechar la IA es obtener información imparcial, mantener horarios de trabajo y resolver problemas específicos. Dice ella que eso podría significar lanzar un chatbot (un servicio impulsado por IA que permite a los usuarios hacer preguntas y recibir respuestas) para responder preguntas sobre las políticas de la compañía, la información del seguro de salud, los días de vacaciones restantes, la resolución de conflictos, etc.

Por otro lado, los jefes humanos siguen siendo los más confiables para comprender los sentimientos de los empleados, capacitar a los trabajadores y crear o promover una cultura laboral. Aquí presentamos cuatro formas en que esta dinámica en evolución podría ser algo bueno para los trabajadores y gerentes por igual.

Los empleados obtienen más rápido la información precisa que necesitan

Los gerentes pueden ser el recurso número uno de los trabajadores para responder preguntas sobre las políticas de la compañía, los beneficios, los horarios y similares, pero no necesariamente tienen toda la información al alcance de la mano. Las máquinas a menudo lo hacen.

“Ya sea buscando información o usando la lógica para resolver problemas, las máquinas son mejores en estas tareas”, dice Emily.

Según la encuesta de Oracle y Future Workplace a 8.370 trabajadores globales, los líderes de recursos humanos fueron más optimistas sobre la adopción de IA en el lugar de trabajo, en comparación con los gerentes y trabajadores encuestados. Invertir en un chatbot de recursos humanos podría permitir a los empleados obtener información más precisa y más rápido que confiar en su gerente, o en ellos mismos, para buscar en la intranet de la empresa y encontrar una respuesta.

Los empleados son liberados para hacer el trabajo más estratégico

Usar máquinas para resolver tareas rutinarias hace que los empleados tengan más tiempo para trabajar en torno a la lluvia de ideas y la construcción de estrategias. Es ahí donde un cambio de enfoque hacia las habilidades suaves podría ser la solución.

“Creo que, en el futuro, cosas como la creatividad y el pensamiento crítico van a ser más preciadas que las duras habilidades tradicionales”, dice Emily.

Un enfoque más humano de los negocios puede darles a las empresas y trabajadores una ventaja competitiva. El propio multimillonario tecnológico Elon Musk ha dicho que “la IA hará que los trabajos sean inútiles”, especialmente cuando las máquinas se vuelven lo suficientemente complejas como para comenzar a escribir su propio software, pero dice que las empresas con un elemento humano tendrán un mayor poder de permanencia. Un informe de IBM indica que otros ejecutivos consideran las habilidades suaves como la flexibilidad, la gestión del tiempo, el trabajo en equipo y la comunicación como algunas de las habilidades más importantes en la fuerza laboral actual.

Dan Schawbel, director de investigación de Future Workplace, explica que los empleados de la encuesta parecen estar generalmente aceptando la adopción de la IA en el lugar de trabajo. “Hace que sus trabajos sean más eficientes, lo que brinda tiempo libre para producir más trabajo emocional con empatía y cuidado”, dice Schawbel.

Él está de acuerdo: “Creo que las máquinas y esos sistemas digitales juegan un papel clave en ayudarnos a que la humanidad vuelva a trabajar”.

Hay un mayor énfasis en el crecimiento profesional y la cultura del lugar de trabajo

Los trabajadores aún recurren a los gerentes humanos para poder comprender los sentimientos de sus empleados, brindar orientación profesional y crear o promover una cultura laboral. Los gerentes harían bien en adoptar esta función de orientación, teniendo en cuenta que las oportunidades de crecimiento y la cultura laboral son tan importantes, si no más, en algunos casos, que el salario que afecta la satisfacción de los empleados.

Un cambio generacional también podría estar en juego en la forma en que los trabajadores confían en los gerentes según su desarrollo profesional.

“Se ha documentado ampliamente que la generación más joven quiere un tipo diferente de gestión o liderazgo”, dice, sobre los millennials, actualmente la generación más grande de trabajadores y las cohortes más antiguas de la Generación Z que ingresan a la fuerza laboral. “Quieren que los gerentes se preocupen por ellos, los capaciten, les den retroalimentación continua y les brinden asesoramiento personal cuando se trata de crecimiento profesional”.

“En muchos sentidos, esta tecnología está dando a los humanos la oportunidad de ser un tipo de gerente diferente”, continúa. “En lugar de ser este líder tradicional y dar órdenes a sus empleados o delegar tareas, ahora los empleados esperan que los gerentes jueguen más un rol de entrenador”.

La gente busca trabajar como vive

Ya sea que esté usando un asistente digital para entregar actualizaciones del clima o una aplicación para navegar por el tráfico matutino, las personas están utilizando tecnología habilitada para IA en su vida cotidiana, y esperan tener también la misma integración cuando lleguen a la oficina.

Después de todo, la tecnología ha jugado un papel importante en difuminar las líneas entre el hogar y el trabajo, explica Schawbel, y cada vez más trabajadores están adoptando la actitud de llevar todo su ser a la oficina. “Parte de por qué las personas quieren hacer eso es porque las personas trabajan más horas”, dice. “Debido a la tecnología, siempre estamos trabajando, por la noche, fines de semana, de vacaciones, por lo que están llevando a quienes son al lugar de trabajo, les guste o no. Y, entonces, debemos tener líderes que sean más receptivos y empáticos y se conecten con las personas a nivel humano”.

Algunas de las mayores barreras para la adopción son las preocupaciones de los trabajadores sobre seguridad, privacidad y facilidad de uso. Schawbel dice que las compañías deben asegurarse de abordar estos problemas siendo transparentes en la forma en que la IA se adopta en el lugar de trabajo y cómo se proporcionan los datos a los empleados y se recopilan de ellos cuando interactúan con la tecnología.

La cautela general de la IA en el lugar de trabajo no está infundada: un informe de McKinsey & Company de 2017 indica que para 2030, hasta 800 millones de trabajadores globales podrían ser reemplazados en el trabajo por robots. Según el análisis, los sectores que comprenden tareas más fácilmente automatizadas, como el soporte en oficina, los roles de la industria de servicios y el trabajo físico, se encuentran entre los trabajos con mayor riesgo de desplazamiento.

Dicho esto, los robots en el lugar de trabajo no van a desaparecer, y las empresas se beneficiarán más si adoptan la IA intencionalmente.

“Como empresa, si usted desea retener a los mejores empleados y crear esa increíble marca de empleador”, dice, “esto es algo que los empleadores deben hacer”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.