TECNOLOGÍA

Una peligrosa broma en WhatsApp suspende cuentas de miles de usuarios

El simple cambio de nombre en un grupo de WhatsApp puede provocar que la compañía bloquee el número de teléfono de todos sus miembros. La peligrosa broma consiste en cambiar el nombre del grupo por un término como “porno infantil”, “child porn”, para los que WhatsApp tiene una política de “tolerancia cero”, según sus términos de servicio.

Los mensajes de WhatsApp están cifrados, con lo que la compañía no ve lo que se comparte en cada grupo. Se guía por tanto por el nombre o la imagen del grupo para saber si allí ocurre algo ilegal. “Para ayudar a prevenir imágenes de explotación infantil, WhatsApp confía en toda la información sin cifrar accesible, incluidos los informes de usuarios”, explica la empresa. Mediante este sistema, WhatsApp ha bloqueado 250.000 números cada mes durante el último trimestre. Una parte de esos casos han sido víctimas de una broma o reto macabro.

Broma de WhatsApp

En el caso que sucedió en España, uno de los miembros quiso hacer una broma y puso al grupo de WhatsApp el nombre de fue “child porn”. El nuevo título estuvo activo durante una hora. Los sistemas de detección de WhatsApp fueron rápidos.

El portal que publico la noticia, se puso en contacto con Facebook, empresa propietaria de WhatsApp y  el único comentario que hacen es ofrecer un enlace a los términos de servicio de la empresa, donde insisten en la “tolerancia cero” con todo lo que parezca explotación infantil.

Los usuarios tienen al menos dos opciones para protegerse. Uno, los administradores pueden limitar la posibilidad de que los otros miembros del grupo puedan cambiar el nombre. Dos, salir de todos los grupos donde alguien pueda hacer la gracia para fastidiar. No parece de momento que WhatsApp vaya a modificar sus políticas por una absurda broma viral.

Los usuarios que realmente usan WhatsApp para compartir imágenes ilegales emplean también variantes con nombres en código, como las iniciales “CP” o palabras que desarrollan esas iniciales como “caldo de pollo” o con erratas voluntarias, “child pron”.

Facebook no aclara si va a intentar resolver la situación de las víctimas de estas bromas. La compañía no ve ni sabe qué se comparte dentro de esos grupos. 

Esta broma pone de relieve también el reto inabarcable para empresas que tienen más de 1.000 millones de usuarios con una actividad constante en su herramienta.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.