Uncategorized

Productos financieros del futuro: ¿Cómo administraremos nuestro dinero en 2030?

La tecnología se mueve a la velocidad del rayo, y los productos financieros se mueven con ella. Los teléfonos celulares solían ser raros; Actualmente pagamos el alquiler y enviamos efectivo desde nuestros teléfonos sin pensarlo dos veces.

“Robo-advisors” o asesores virtuales de inversión eran desconocidos hasta hace varios años. Ahora usted o alguien conocido probablemente usa uno.

¿Para qué productos financieros debemos prepararnos en 2030?

He aquí un vistazo según el portal Money Under 30 sobre qué esperar del dinero en el futuro cercano.

“Fintech” es la nueva normalidad

Fintech, como se puede adivinar por el nombre, es una combinación de finanzas y tecnología. Específicamente, “fintech” significa cualquier tecnología diseñada para mejorar o simplificar las experiencias financieras, principalmente a través de la automatización.

Esta transición ya está comenzando a suceder. Las aplicaciones de pago como Apple Pay y PayPal son ejemplos de empresas fintech donde usted puede mover dinero con solo tocar un botón. Para 2030, casi todos los productos que utilicen los clientes estarán relacionados con fintech.

Y dado que muchos de estos productos compiten en el mercado, es probable que tenga más opciones que nunca.

El “banco invisible” maneja sus fondos

Si bien los bancos no desaparecerán por completo, la próxima década verá asesores financieros y plataformas en línea que reemplazarán a los bancos minoristas tradicionales.

Es probable que los bancos que sobrevivan sean 100% virtuales y adaptados a las necesidades de los clientes. La nueva tendencia será la “banca abierta” o una amplia red conectada de proveedores de servicios financieros que compartan data.

Estas conexiones están habilitadas por la tecnología blockchain, un proceso digital que vincula computadoras y data en una red compartida de par a par.

Los nuevos bancos seguirán el modelo de   Mint, el gerente de finanzas personales basado en la web. Mint toma información de una serie de instituciones – su cuenta bancaria, su cuenta de Amazon, sus tiendas favoritas, etc. – y las combina en un perfil financiero más amplio. El nuevo banco tendrá acceso a toda esta información y más.

La clave aquí es la conveniencia. Usted no verá ninguno de los detalles de las transacciones; Puede que la banca ni siquiera sea una parte consciente de su vida.

La firma de asesoría financiera KPMG llama al banco del futuro el “Banco Invisible”. Un asistente virtual invisible, similar a Alexa de Amazon que puede ayudarlo con sus decisiones financieras analizando sus hábitos de gasto y ofreciendo consejos.

Los agregadores hacen la vida más fácil

Es probable que haya dos principales tipos de productos financieros en 2030. El primer tipo será un agregador o mercado que ofrezca ventanillas únicas para todas sus necesidades financieras. Un ejemplo actual de un agregador es Policygenius, que es una herramienta popular de comparación de seguros.

Sin embargo, los agregadores en el futuro estarán aún más avanzados. Actualmente vamos a diferentes sitios web para verificar inversiones, manejar pagos de préstamos estudiantiles y ahorrar efectivo en nuestras facturas de supermercado. En 2030, podremos abordar todas estas tareas y más en una sola experiencia virtual.

Los servicios no financieros serán mixtos también. Su nuevo banco podría ser un centro de redes sociales, un sitio de búsqueda de empleo y un foro de asesoramiento, todo en uno.

Los productos se ajustan a su perfil personal

El segundo principal tipo de producto financiero será un especialista. Son similares a las aplicaciones individuales diseñadas para resolver problemas específicos. Muchas nuevas empresas fintech actuales buscan causar un impacto al identificar un dilema inconveniente o frustrante que enfrentan la mayoría de los usuarios. En otras palabras, si algún aspecto de su vida financiera lo está incomodando, habrá una aplicación para eso.

Tanto los agregadores como los especialistas conocerán bien sus hábitos de gasto. Ya hemos dado un vistazo de este cambio a través de la publicidad dirigida: Internet realiza un seguimiento de dónde gasta dinero y anticipa dónde más lo gastará.

Las aplicaciones de “aprendizaje” impulsadas por la inteligencia artificial irán aún más lejos, prediciendo cómo podría destinar su efectivo en los próximos días, meses y años. Usarán “juegos de aprendizaje” para guiarle en las decisiones más inteligentes para su billetera (virtual).

La criptomoneda domina el panorama

El papel moneda será cosa del pasado. La criptomoneda, o moneda digital asegurada por la criptografía, está posicionada para ocupar su lugar.

La mayoría de las monedas se parecerán más a la criptomoneda Bitcoin: completamente digital y descentralizada, o no conectada a ningún gobierno o banco. Si bien Bitcoin fue una de las primeras, hay varias criptomonedas por ahora, y habrá más en 2030.

Esperar los pagos también será cosa del pasado. Las transferencias serán instantáneas y sin inconvenientes, con menos conversiones de divisas de qué preocuparse en las transacciones internacionales.

Los portátiles son comunes

Accederá a gran parte de esta nueva tecnología a través de tecnología portátil. Las versiones avanzadas de “relojes inteligentes” serán tan prácticas y esenciales como lo es ahora su teléfono.

Aún no se han determinado los portátiles más grandes del futuro, sin embargo, usted llevará algún tipo de tecnología consigo.

La privacidad de la data es mucho más importante

Toda esta conveniencia viene con una compensación. Cuando los servicios financieros se descentralizan o se trasladan de una ubicación central a una red más amplia, existe un mayor riesgo de delito electrónico. Se implementarán más medidas para proteger sus datos e identidad.

La data del consumidor será extremadamente valiosa para las empresas a medida que personalicen sus marcas. Puede ser recompensado con descuentos y otros beneficios a cambio de revelar cierta información de identificación o informarles sobre sus hábitos de gasto y ahorro.

Mientras intercambiemos data como esta de muchas maneras (las empresas pueden recompensarlo por realizar encuestas, por ejemplo), el mercado de data se irá volviendo más sólido.

¿Cómo puede usted ser inteligente con el dinero en 2030? 

El Foro Económico Mundial tiene algunos consejos para los consumidores del futuro:

Sepa lo que vale su identidad digital. No entregue su data fácilmente.

Investigue y elija algunos buenos proveedores de servicios para que no se sienta abrumado por las opciones.

Piense en sus decisiones por su cuenta. Un asesor virtual o inteligencia artificial puede hacer recomendaciones, pero usted es el responsable de su futuro financiero.

Resumen:  Si creemos que hay mucha tecnología perdiéndose ahora, estamos seguros de que a todos nos sorprenderá en los próximos diez años. Sin embargo, una cosa es segura: los productos financieros serán mucho más convenientes y avanzados.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.